28.6.13

Las circunstancias tienen la facultad de desanimarnos

a su modo cuando tratamos de hacer la obra del Señor. La incredulidad siempre nos roba las bendiciones de Dios.